Son una gran inversión en cualquier empresa y una parte integral de su proceso de negocios. ¿Qué tipo de mantenimiento es necesario para mantener tu información segura y tus sistemas funcionando de manera óptima? Aquí te presentamos diferentes estrategias. Analízalas y compáralas con lo que hace tu negocio a efectos de elegir la adecuada.

Mantenimiento Correctivo

Esta es la estrategia por defecto para el mantenimiento de un sistema de información. Muchas empresas esperan hasta tener un problema con su hardware para actuar al respecto. Esta estrategia sólo se realiza cuando uno de los componentes falla. Es la estrategia más utilizada, ya sea intencional o no, pero es una estrategia al fin y al cabo. Igual que cuando no haces nada, es siempre la elección que hiciste. Esta estrategia es utilizada como forma de alcanzar eficiencia financiera, porque en teoría el gasto sólo se realiza cuando hay que implementar una acción correctiva, algo que no es necesariamente verdadero en todos los casos. Mientras este sistema puede ser el adecuado para algunos sistemas y/o componentes, no es recomendado como estrategia para tu negocio.

Mantenimiento Predictivo

Cuando aparecen las señales de que algunos sistemas o componentes pueden fallar pronto, los reemplazamos. Esto es lo que llamamos el mantenimiento predictivo. Por ejemplo: si un disco duro en un ordenador con una antigüedad de 4 años comienza a hacer ruidos extraños o se acelera o enlentece mientras funciona, se reemplaza antes de que pueda fallar.

Mantenimiento Preventivo

Implica la actualización o reemplazo de sistemas, componentes o aplicaciones antes de que aparezcan signos de que pueden llegar a fallar. Los sistemas de información son evaluados de manera rutinaria y actualizados por motivos de seguridad, productividad y efectividad para el cumplimiento de sus estrategias de negocios. El mantenimiento preventivo se usa normalmente sobre software y aplicaciones de datos, pero también se realiza en el hardware. Por ejemplo: volvamos al ejemplo de la computadora con una antigüedad de 4 años, pero supongamos que la misma tiene una vida útil de 3 años. Así que se reemplaza llegado a los 3 años, incluso antes de mostrar algún síntoma de fallo de alguno de sus componentes. De esta manera, se evita el tiempo de baja de uno de los equipos y pérdida de productividad por antigüedad del hardware. Un ejemplo más común es cuando actualizamos nuestro software de seguridad con las últimas versiones del desarrollador en un esfuerzo para prevenir cualquier ataque nocivo a nuestro sistema.

Mantenimiento Programado

Es básicamente el mantenimiento preventivo pero aplicado de manera planificada por la compañía.

Mantenimiento Operacional

Incluye tareas realizadas por el usuario del sistema. Esto ayuda a mantener el sistema funcionando entre la realización del mantenimiento programado y el preventivo. Un ejemplo de ésta puede ser cuando el usuario de Microsoft Outlook rutinariamente aplica la función de archivo para su e-mail. No requiere habilidades ni conocimientos especiales y ayuda a mantener el espacio libre de la aplicación para tener un mejor rendimiento del mismo.